Follow by Email

lunes, 2 de noviembre de 2015

La sociedad corrupta




El IPNUSAC denunció que José Ramón Lam, miembro del equipo del presidente electo Jimmy Morales cometió plagio en más de un ensayo que elaboró para dicha institución cuando laboró ahí.
La misma ola que arrastró a Pérez Molina y compañía hacia la detención preventiva, encumbró a Jimmy Morales y lo arrastró sin que él quisiera y estuviera preparado para ello a la Presidencia de la República. Dijo “ni corrupto ni ladrón” y la gente creyó en él.
Es a partir de ese compromiso anticorrupción que uno esperaría que lo menos que hiciera el presidente electo es decir: voy a analizar el expediente elaborado por el IPNUSAC. Pero no, a sabiendas de la lentitud de que padece nuestro sistema de justicia él pide un proceso judicial. Y califica la denuncia del Insituto como rumores, a pesar de que se ha hecho de manera formal y documentada.
El señor Lam en lugar de responder de manera tajante que no plagió los ensayos y proponer pruebas documentales de ello, se escuda diciendo que él renunció y no fue despedido.
Y los fans del presidente electo se cuestionan si la Usac tiene autoridad moral para denunciar tal plagio. Los mismos que ayer le reclamaban a la Usac no haber denunciado a Manuel Baldizón por plagio hoy le recriminan que lo haga con Lam.
Lo que procedería es felicitar al IPNUSAC por hacer la denuncia y exigirle a la Universidad que siempre lo haga.
En la sociedad corrupta, que es lo que parece ser que finalmente somos, la corrupción es denunciable y criticable cuando la comete quien me cae mal, pero no cuando el corrupto es mi amigo.
Yo, mientras tanto, no pierdo la esperanza de que el presidente electo efectivamente sea honrado y él mismo confronte los ensayos de Lam y si se hace evident el plagio, que lo retire de su equipo.

sábado, 12 de septiembre de 2015

El País Paralelo: Homenaje nacional a Augusto Monterroso*



          Cuentan que cuando la Universidad de San Carlos condecoró a Augusto Monterroso con el doctorado honoris causa, una buena parte del Consejo Superior Universitario estuvo en desacuerdo porque no sabían quién era el escritor. Y es que su obra era prácticamente desconocida en el país. Lo cual no es nada inusual.

          Casi 20 años después sus libros siguen siendo difíciles de encontrar en las librerías del país, también díficiles de encontrar; pero una buena parte de guatemaltecos conoce algo de su voluminosa creación literaria. Al punto que muchos lectores son capaces de recitar sin mayor dificultad su extensísima novela El dinosaurio.

          Tan conocida es dicha novela que en las recientes movilizaciones ciudadanas --que culminaron con la caída de un militar ladrón, para variar un poco, encumbrado a la silla presidencial--, no hubo manifestación sin pancarta alusiva al famoso dinosaurio monterrosiano.

          A pesar de los escépticos de siempre, que atribuyen la caída del delincuente al superpoder de Mr. Taylor, perdón, Mr. Robinson, los espontáneos manifestantes saben que en el fondo de todo está la pluma de Augusto Monterroso. Y que, además, lo destacable no es solo el fruto, sino también el movimiento. Y en agradecimiento han iniciado un nuevo movimiento cívico nacional dirigido a convertirse en un gran homenaje al laureado escritor: hacer realidad otra de sus novelas: La oveja negra.**
         
          Se aprestan a elegir como presidente a un comediante que todos saben terminará siendo igual que el caído, para en cuatro años, o menos, realizar grandes movilizaciones ciudadanas para botarlo de la silla presidencial y entonces realizar la elección de...

(*) El País Paralelo es un paraíso ficticiamente real, en donde de vez en cuando suceden eventos –eventuales, no planificados– positivos y también extremadamente negativos.
(**) Si usted no conoce La oveja negra no se sienta incómodo o avergonzado. Suele pasar. Esto dice la novela monterrosiana:
En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra. Fue fusilada.
Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.
Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Los compromisos de Sandra Torres




Desde el 16 de abril hemos estado viviendo en medio de una gran incertidumbre. Lo que hoy nos parece absolutamente cierto, mañana ya no nos convence y pasado mañana nos provoca dudas. En lo personal he transitado entre darle mi voto a una fuerza política de izquierda a asegurar votar nulo, pasando por diversos convencimientos temporales. Para la izquierda revolucionaria del siglo pasado sería un excelente ejemplo del pequeño burgués vacilante.
A pocos días de las elecciones me decidí por el voto nulo y a poquísimos días menos cambié de decisión. Finalmente terminaré votando este 6 de septiembre por Sandra Torres.
Desistí de votar nulo porque:
1. Aunque sigo convencido de que en el fondo el sistema electoral merece ser rechazado, en este momento más importante que ello es terminar de derrotar en las urnas al proyecto criminal de Otto Pérez Molina, que tendría continuidad si gana Manuel Baldizón.
2. Así como rechazo tajantemente que se pretenda responsabilizar de una hipotética victoria de Baldizón a los abstencionistas o a quienes voten nulo, también me parece que de mi parte es irresponsable que sean otros quienes derroten a Baldizón. En principio, entonces, mi voto es en contra de Manuel Baldizón.
3. También me preocupa una potencial victoria de James (Jimmy) Morales. Detrás suya hay fuerzas oscuras que llevaron al país a una guerra que duró 36 años, y que han sido incondicionales de Pérez Molina: los militares de Avemilgua.

Pero tampoco quise hacerlo en silencio y votar sin hacer el esfuerzo de tener alguna incidencia. Le dije a doña Sandra Torres que estaba dispuesto a darle mi voto si ella asumía algunos compromisos. Y ella se comprometió a:
1. Convocar a un gobierno de unidad nacional, con distintas fuerzas políticas para sacar al país de la crisis y construir algo mejor para los guatemaltecos.
2. Hacer pública, al tomar posesión, su declaración patrimonial y exigirle a sus ministros que también lo hagan.
3. Impulsar las reformas a la Ley electoral y de partidos políticos, ley de servicio civil y ley de compras y contrataciones del estado.
4. Apoyar la gestión del Ministerio Público y de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, y en particular a Iván Velásquez.
5. No realizar ninguna negociación que tenga como resultado garantizarle impunidad a Otto Pérez Molina.

Si doña Sandra queda de presidenta de Guatemala seré el primero en exigirle el cumplimiento de estos compromisos.

viernes, 28 de agosto de 2015

Porque mi voto cuenta... yo votaré nulo




¿Por qué?
1.     Las elecciones del 6 de septiembre se realizarán haciendo uso de mecanismos que legitiman la corrupción, la compra-venta de votos, el financiamiento de mafias a partidos y candidatos. Al final de cuentas el sistema electoral garantiza que los ganadores sean aquellos que invierten más recursos financieros en la campaña y, hoy por hoy, mucha de esa inversión sólo la pueden realizar quienes reciben dinero del narcotráfico y otras actividades ilícitas. Así lo demostró el informe de la CICIG sobre el financiamiento de los partidos políticos.
2.     Los candidatos que tienen alguna posibilidad real de pasar a una segunda vuelta electoral están profundamente cuestionados, ya sea por sí mismos (Manuel Baldizón y Sandra Torres) o por lo que significan sus partidos (Manuel Baldizón, Sandra Torres y Jimmy Morales) o por los oscuros personajes que dan vueltas alrededor de ellos y los asesoran. Yo no voto por candidatos o partidos cuyos recursos tienen dudoso origen.
3.     Con excepción de uno o dos, que solo podrían ganar por un espectacular milagro, el resto de candidatos se resistió a dar a conocer de manera detallada y precisa el monto de su patrimonio. Esto solo puede denotar su esperanza de usar la campaña electoral para incrementar su fortuna. Yo no voto por candidatos que no se comprometen a ser honrados.
4.     Con excepción de los candidatos de la conservadora izquierda, el resto ha hecho mutis en relación con la crisis derivada del descubrimiento de que estamos siendo gobernados por una banda criminal. De manera indirecta, ello los convierte, por lo menos. en encubridores de los crímenes de Pérez Molina y su partido, cuando no en cómplices directos, como Manuel Baldizón, que se ha dedicado a proteger al hasta hoy (28 de agosto de 2015) presidente. Yo no voto por delincuentes, sus cómplices o sus encubridores.
5.     Los partidos que tradicionalmente han recogido el descontento que provocan las injusticias y la corrupción, y que podrían haber presentado propuestas serias, optaron por el suicidio. Van a las elecciones desunidos y eso solo puede derivar en una derrota total. Por cualquiera de ellos que vote, mi voto será voto perdido. 
6.     Es mentira que el voto nulo favorece al ganador. Las votaciones no son una operación aritmética, son una acción política y el que gana es porque obtuvo más votos, independientemente de cuántos voten nulo.
7.     Quien quiera que sea el que gane las votaciones, quien saldrá perdiendo es Guatemala. Ninguno de los candidatos o candidatas hará las transformaciones que el país necesita y votar por ellos es darle aire al sistema corrupto que tenemos.
8.     Votaré nulo porque de esa manera estaré demostrando mi inconformidad con el sistema electoral del país que favorece a los partidos comprometidos con la corrupción y el crimen organizado. Y así también contribuiré a empezar a forjar una nueva fuerza política que transforme Guatemala.


Una sugerencia de lectura: https://comunitariapress.wordpress.com/2015/08/30/el-remolino-del-voto-efectivo-blanco-nulo-y-del-abstencionismo/

martes, 25 de agosto de 2015

Desobediencia civil



Cuando el gobierno es detentado por delincuentes los ciudadanos honrados solo tienen un camino: la desobediencia civil.

Desde el 16 de abril de este año se empezó a ver con claridad judicial que quienes gobiernan han gobernado el país no son más que una partida de delincuentes que se inmiscuyeron en política en búsqueda del enriquecimiento fácil. Cuatro meses después es ya evidente que el presidente del país es el jefe máximo de una peligrosa banda criminal que durante décadas se ha dedicado al saqueo del estado.

En la tercera semana de agosto la CICIG y el MP sacaron a luz pública lo que ya era imposible postergar: Otto Pérez Molina es el jefe de La Línea.

En un actitud por demás estúpida el presidente en lugar de renunciar se refugia en de Manuel Baldizón y la emprende contra la CICIG, el MP y el movimiento ciudadano y amenaza con movilizar al “movimiento social” que le ha servido de comparsa.

Mientras tanto se hace evidente que la oposición a la corrupción, la real, se encuentra en las calles.  Aunque en el Congreso de la República hay “focos” de oposición estos han sido incapaces de poner un alto a la corrupción gubernamental y en lugar de salir a las calles para luchar a la par de la ciudadanía siguen de gozo en gozo en su fiesta electoral, que para algunos es una bacanal.

Después del mismo Pérez Molina quien más perdería con la renuncia del presidente es Manuel Baldizón. De ahí su respaldo al jefe de La Línea. Y el jefe de La Línea tiene la esperanza de que Baldizón gane las elecciones y le garantice impunidad. De ahí entonces que lo que nos espera en el futuro inmediato es un desgobierno.

De ahí entonces que para forzar al poder establecido a realizar las reformas que se reclaman sean insuficientes las manifestaciones ciudadanas. Necesitamos dar un paso adelante, avanzar hacia la desobediencia civil.

Ahora bien, ¿cómo expresar esa desobediencia? He escuchado, y también propuesto algunas opciones.

1. Que los fiscales de mesa del TSE no se presenten el día de las elecciones.
2. Al comprar no pedir factura.
3. No asistir a votar. Pero decirlo.
4. Votar nulo. Tomarle foto a la papeleta y distribuirla en redes.

¿Qué sugieren ustedes?