Follow by Email

sábado, 30 de junio de 2012

El 30 de junio en nuestra memoria


30 de junio, 1973:
El 30 de junio de 1973, en una de las casas de la compañía BANDEGUA, en la aldea Virginia, municipio de Morales, departamento de Izabal, fue capturado Guillermo Federico Arasola González. No volvió a aparecer. Se sospecha que los responsables eran comisionados militares.

30 de junio, 1978:
El 30 de junio de 1978, el último día del Gobierno de Laugerud, fue asesinado el sacerdote católico Hermógenes López Coarchita, párroco de San José Pinula, Guatemala.  http://raulfigueroasarti.blogspot.com/2012/06/ejecucion-arbitraria-del-padre-eufemio.html

30 de junio, 1979:
El 30 de junio de 1979, en la ciudad de Guatemala, miembros de la policía judicial capturaron a Guisela Irasema López, quien era militante del EGP en el Frente Revolucionario Robin García. Guisela López fue llevada al segundo cuerpo de la Policía Nacional, en donde fue torturada por doce horas. Posteriormente fue liberada. Sin embargo, miembros del EGP la ejecutaron en 1984 en Nicaragua por considerar que la víctima había entregado recursos de esa organización.

30 de junio, 1981:
1.            El 30 de junio de 1981, en el cantón Chuguexá I Centro, municipio de Chichicastenango, departamento de Quiché, miembros del Ejército de Guatemala golpearon y torturaron a María Morales Chicaj, anciana de ochenta años y ciega. A consecuencia de las torturas y golpes recibidos la víctima murió a los ocho días.
2.            El 30 de junio de 1981, en el camino que une el caserío Potrero Viejo de Zacualpa con el municipio de Chinique, departamento de Quiché, el comerciante Manuel Kino, oriundo de la finca Choaxán de Chinique, salió de su casa y no se volvió a saber de él. Posteriormente su familia se vio obligada a desplazarse cuando, en marzo de 1982, miembros del Ejército de Guatemala quemaron las casas de Choaxán.

30 de junio, 1982:
El 30 de junio de 1982, en la cabecera municipal de Cunén, departamento de Quiché, miembros del Ejército de Guatemala, en estado de ebriedad, ejecutaron con arma de fuego al niño Juan Leonardo Botón González. La víctima tenía catorce años.

30 de junio, 1983:
El 30 de junio de 1983, en el caserío Las Guacamayas, municipio de Uspantán, departamento de Quiché, efectivos del Ejército de Guatemala capturaron a Guillermo Chop Melesio, cooperativista, miembro de AC y del CUC, y a su hijo Juan Daniel Chop García. Posteriormente, las víctimas fueron conducidas al destacamento de la aldea Lancetillo del mismo municipio, en donde permanecieron durante tres meses sometidos a torturas. Nunca aparecieron. Con anterioridad, un comisionado militar acusó a las víctimas de guerrilleras.

30 de junio, 1984:
1.            El 30 de junio de 1984, en San Lucas, municipio de Ixcán, departamento de Quiché, miembros del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Guatemala celebraban el día del Ejército y por tal motivo dispararon al aire y en dirección a la aldea, ejecutando con una bala perdida a Eduardo Reyes Rodríguez, quien se encontraba en el interior de su vivienda.
2.            El 28 de octubre de 1982, en el caserío Pacux, municipio de Rabinal, departamento de Baja Verapaz, miembros de la Policía Judicial capturaron y torturaron a Santiago Tecú López, al que le dieron por muerto y lo abandonaron. La víctima logró sobrevivir y escapó de Rabinal. El 30 de junio de 1984, en Citronelas, departamento de San Marcos, un grupo de hombres armados, pagados por la Judicial, ejecutaron a Santiago Tecú.

30 de junio, 1989:
El 30 de junio de 1989, en cantón Tzanchaj, municipio de Santiago Atitlán, departamento de Sololá, presuntos miembros de la guerrilla ejecutaron a Pedro Tacaxoy Ixbalán, quien era administrador en funciones de la finca La Providencia.

30 de junio, 1990:
El 30 de junio de 1990, en la aldea Tempisque, municipio de Salamá, departamento de Baja Verapaz, Félix de León Sis, quien era patrullero civil, apareció ejecutado.

Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.

Ejecución arbitraria del padre Eufemio Hermógenes López Coarchita

Caso ilustrativo No. 101
Ejecución arbitraria del padre Eufemio Hermógenes López Coarchita
“Si mi misión es dar la vida, así lo haré, pero nunca me echaré atrás en la causa que estoy defendiendo”.


I. ANTECEDENTES
Eufemio Hermógenes López Coarchita, nacido en 1928 en la finca El Pirú, entre Ciudad Vieja y Antigua Guatemala, fue ordenado sacerdote diocesano en 1954. Fue fundador del colegio Preprimario Santiago en Antigua Guatemala, impulsó el movimiento rural de Acción Católica en 19 aldeas de la misma zona y se desempeñó como guía espiritual en el Seminario Conciliar en ciudad de Guatemala. Más adelante, ejerció su ministerio en la parroquia de San Miguel Dueñas en Sacatepéquez y en la parroquia La Florida de la capital.
El 26 de noviembre de 1966 el padre Hermógenes se hizo cargo de la parroquia de San José Pinula. Este municipio, asentado en un valle cercano a la capital de la República, contaba a su llegada con una escuela primaria para 300 alumnos, un par de canchas de deportes, un parque, un mercado y una población católica casi en su totalidad que los domingos y días festivos acogía a los visitantes de las aldeas vecinas.
El sacerdote se integró pronto en la comunidad. Era alegre, bromista, participaba en reuniones de vecinos y acostumbraba regalar dulces a los niños de los lugares que visitaba en su tarea pastoral. Según algunos, se caracterizaba por su ingenuidad, “que alguna vez llegó hasta lo inconcebible … ingenuidad que está lejos de ser sinónimo de tontera … ingenuidad que era la admiración de los feligreses”.
Lo normal era que el Gobierno municipal de San José Pinula lo controlaran familias poderosas y conservadoras. Esta tradición se rompió en las elecciones de 1977, ocasión en la que fue electo como alcalde Miguel Angel Cifuentes, un joven maestro y estudiante universitario.
Por su parte, el padre Hermógenes hizo suyas las inquietudes y angustias que afectaban a sus feligreses, por mínimas que éstas fueran y sin importar si la solución superaba sus posibilidades personales.
Se opuso a un proyecto de la empresa Aguas S.A., que pretendía derivar el agua de los riachuelos que circundaban la región, para abastecer la ciudad capital, alegando el irreversible daño ambiental y las negativas consecuencias que su realización tendría para las familias campesinas, que verían afectadas sus siembras y el pasto del ganado. Calificó el proyecto como un negocio entre los propietarios de las fincas de la zona y los empresarios de Aguas S.A.
El 3 de febrero de 1977 el padre Hermógenes escribió una carta, dirigida a uno de los hombres fuertes del pueblo y ex alcalde, expresándose en los siguientes términos:
“Estamos en peligro de perder nuestras aguas y no podemos ante tal peligro, permanecer impávidos … En mi modesto esfuerzo … he tocado todas las puertas posibles … solamente me faltan dos. Una de estas últimas es la de usted”.
“…Una mañana [nos encontramos] como a eso de las diez … Acababa usted de dejar el honroso cargo de alcalde. Y usted me ofreció sus buenos oficios como siempre y me dijo que prácticamente usted seguiría siendo el alcalde. Me habló de sus seguras influencias … el retrato que usted me hizo de usted mismo lo delineó con rasgos de influjos de peligro y de miedo. Aquellos ‘poderes’, entonces, y aquellas influencias, deben servir para algo; y qué bien está usarlas a favor del pueblo ¡No hacerlo, es ingratitud! Dejar de hacerlo, sospecha de complicidad. Póngase entonces al servicio del Pueblo con esos dones o habilidades con que el Cielo le ha adornado, y sabemos que calidad de hombre se esconde en el nombre de…”
“Consciente de que esta carta me sitúa en el límite del peligro, me atrevo a firmarla con la nitidez de la verdad…
El padre Hermógenes se opuso, también, a la obligatoriedad del servicio militar y al reclutamiento forzoso discriminatorio. En cuanto a los reservistas del Ejército fue tal su oposición a las prácticas de entrenamiento militar a la que aquéllos se veían forzados, que dicha oposición se atribuye que la Institución Armada haya optado por eximir a los reservistas de San José Pinula y Fraijanes de la realización de las mismas durante 1978.
El día anterior a su muerte, en una carta abierta de fecha 29 de junio de 1978, dirigida al presidente de la República, general Eugenio Laugerud García, solicitó a éste la “supresión del Ejército Nacional”.
Las reacciones ante las posturas asumidas por el sacerdote no se hicieron esperar. Un diputado dirigió una carta a monseñor Casariegos, entonces jerarquía máxima de la Iglesia Católica, pidiendo que retirara al padre Hermógenes de la parroquia de San José Pinula, porque soliviantaba los ánimos de la población campesina.
El sacerdote recibió también anónimos en los que se le amenazaba de muerte, acusándolo de comunista. Estas amenazas determinaron que el padre Hermógenes decidiera siempre trasladarse solo. “Prefiero ir solo, temo por ustedes … no teman, yo ya tengo mis alforjas llenas”, decía, al rechazar los ofrecimientos de compañía. A pesar de las amenazas el religioso persistía en sus labores cotidianas, sosteniendo: “Si mi misión es dar la vida, así lo haré, pero nunca me echaré atrás en la causa que estoy defendiendo”.
El 25 de junio de 1978 el padre Hermógenes, en su homilía, pronunció las siguientes palabras: “Si es necesaria la sangre de uno de nosotros para que haya paz en Guatemala, yo estoy dispuesto a derramar la mía”.
Cinco días después, el 30 de junio de 1978, fue asesinado.

II. LOS HECHOS
El día 30 de junio de 1978, como a las diez de la mañana, el padre Hermógenes salió de su parroquia rumbo a la aldea San Luis, a seis kilómetros de San José Pinula. Se dirigía en su camioneta a visitar unos enfermos, como era su costumbre.
En la aldea visitó varias casas. En el hogar de uno de los enfermos se estaba celebrando un culto con unos “hermanos evangélicos” de Villa Nueva de San Antonio. Debido a ello, el padre decidió retirarse para no interrumpir. “Entró nada más al patio, y cuando vio la reunión … dijo, no quiero estorbar, mejor regreso … aquí le dejo esto … repartile a los niños”, dejando una bolsa de dulces. Acto seguido emprendió el regreso. Eran como las once de la mañana.
El vehículo del sacerdote se desplazaba despacio y se detuvo justo al llegar a la primera curva, a menos de un kilómetro del trayecto, en medio de dos elevaciones desde cuya cima se ve clara y fácilmente el camino y a quien transite por él. Según un testimonio, “cuando la camioneta [del padre Hermógenes] venía, estaba un carro negro en los cerritos, entonces el hombre estaba como mirando … el carro que estaba descompuesto y no estaban esperando al padre. Ya cuando el padre venía … no lo dejaron pasar … lo arrinconaron al paredón … cuando se oyeron los disparos”.
Se escucharon dos detonaciones. “Vi que del paredón brincaron dos hombres … la mudada de los hombres se les miraba negra”. De inmediato reaccionaron los vecinos: “Nos acercamos al camino, cuando vimos por los cerritos se miraba una parte del pickup, de la palangana... dijimos, es el padre”. Un carro oscuro, posiblemente negro, “grande, de ocho cilindros … que no era de persona conocida se retiraba entonces a toda velocidad en dirección a San José Pinula.
Días antes los pobladores ya habían visto que el mismo vehículo transitaba por el pueblo y la carretera. “Ese carro lo vio el pueblo seguirle a él … ese carro llegaba, volvía a regresar … más o menos iban cuatro con el que manejaba … eran jóvenes … de unos 20 a 25 años … como cualquier común y corriente”.
Los pobladores más próximos al lugar corren presintiendo la tragedia y al llegar, encuentran el viejo carro del padre. “Estaba cabal en línea, ni topó al paredón”. Las portezuelas estaban aún con el seguro puesto: “Toqué las dos portezuelas del carro y las dos con llave”. Dentro, el cuerpo inerte del sacerdote apoyado sobre el volante y junto a él, la Biblia. De la base del cráneo un hilillo de sangre corría por un lado de su cara. El pecho estaba ensangrentado.
La noticia sobre el asesinato del padre Hermógenes se extiende por los poblados, la gente acude y la conmoción se generaliza. La gente comienza a rezar, dolida e incrédula. Van por el juez de paz y la policía, y el primero ordena llevarlo a la municipalidad. Un policía abre la portezuela del piloto y se lleva al padre en su propio vehículo. En el municipio, “levantaron el acta”.
Otros testimonios dicen, en cambio, que unos jóvenes que llegaron al lugar del asesinato inmediatamente después de ocurridos los hechos se llevaron consigo al padre. Cuando la gente les dijo que debían esperar al juez, los jóvenes respondieron: “Nada de eso … él no es ningún delincuente”, y se lo llevaron. “No permitieron que se estuviera ahí hasta que el juez quisiera levantarlo”.
Luego, el cadáver es trasladado a la iglesia. La gente comenzaba a agolparse. “Una multitud muy grande, eran miles de gentes de San José, El Colorado, Concepción Pinula, de las Nubes, de la Soledad, de Palencia, El Zapote, El Naranjo, de la Joya, de los Cedros … fueron miles de gentes”.

III. DESPUÉS DE LOS HECHOS
“Llegó doña Toya y llegó don Angel y otros de la familia... Lo llevaron allá a hacerle la autopsia, inmediatamente no cabe duda. El tenía amigos doctores, lo regresaron pero rápido y lo velamos en San José Pinula … mucha gente, increíble, gente de las montañas que saber cómo hicieron para venir … eso fue a las meras doce, cuando eran ya las cuatro de la tarde ya venían las caravanas de las montañas a acompañar … al día siguiente lo llevamos a enterrarlo a la Antigua”.
La autopsia estableció que murió a causa de “heridas penetrantes del cráneo y tórax producidas por proyectiles de arma de fuego”.
En la noche de los hechos, la gente estaba indignada. Se preguntaba el
“por qué de lo sucedido … Hubo una acción … intentaron pegarle fuego a la gasolinera … eso fue en la noche … como de las diez en adelante”. Pero en realidad nada pasó.
Transcurrieron los primeros nueve días. “Mucha gente quería ir a escuchar ese mensaje de la misa … pero de orden de las fuerzas de autoridad no dejaron salir, cancelaron los permisos de las camionetas que iban a salir … vino el comando de Policía … estuvieron no dejando salir”.

IV. CONCLUSIONES
Estudiados los antecedentes del caso, la CEH llegó a la presunción fundada de que el sacerdote Eufemio Hermógenes López Coarchita fue ejecutado por sujetos que contaron con la posterior protección y encubrimiento del Estado, cuyas entidades faltaron gravemente a su deber de investigar y sancionar los hechos.
El caso ilustra el grado de intolerancia que se vivió en Guatemala durante el enfrentamiento armado interno, que llevó a la eliminación de personas pacíficas como el padre López Coarchita, especialmente cuando perturbaban los intereses de quienes ejercían sin ley ni contrapeso su poder económico.


Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.

viernes, 29 de junio de 2012

El 29 de junio en nuestra memoria

29 de junio, 1975:
El 29 de junio de 1975, en la aldea San José Las Lágrimas, municipio de Esquipulas, departamento de Chiquimula, comisionados militares ejecutaron a Siriaco Pérez Díaz.

29 de junio, 1980:
El 29 de junio de 1980, en la cabecera municipal de Joyabaj, departamento de Quiché, miembros del Ejército de Guatemala capturaron y torturaron a diez personas originarias del caserío Chuabaj Grande, aldea Patzaj, municipio de San Martín Jilotepeque, departamento de Chimaltenango. Ejecutaron a Inés Estrada López, Abraham Estrada Balam y a un hombre no identificado. Las otras siete personas capturadas fueron desaparecidas. Víctimas identificadas: Abraham Estrada Balam, Ines Estrada Lopez. Víctimas sin identificar: 8.

29 de junio, 1981:
1.            El 29 de junio de 1981, en la cabecera municipal de El Estor, departamento de Izabal, miembros del Ejército y de la Policía Judicial ejecutaron a Emilio Caal Xo, Marcelino Chen, Julio Cholom, Cristóbal Cuc Cas, Santiago Pan Choc, Lorenzo Tux Ax y a trece personas más no identificadas. Todos eran miembros de la guerrilla. Víctimas identificadas: Emilio Caal Xo, Marcelino Chen, Julio Cholom, Cristobal Cuc Cas, Santiago Pan Choc, Lorenzo Tux Ax. Víctimas sin identificar: 13.
2.            El 29 de junio de 1981, en el caserío Tzimatzatz, municipio de Zacualpa, departamento de Quiché, miembros del Ejército de Guatemala asignados a la fuerza de tarea de Gumarcaaj, capturaron a Juan de la Cruz, a Esteban de la Cruz Riz, miembro del EGP, y Camilo De la Cruz Riz, miembro del CUC. A partir de esa fecha se desconoce el paradero de las víctimas.

29 de junio, 1982:
1.            El 29 de junio de 1982, en el camino que conduce del caserío Chuabaj Grande, municipio de San Martín Jilotepeque, Chimaltenango, al municipio de Joyabaj, en Quiché, miembros del Ejército de Guatemala capturaron a Pedro Xec Samol. Desde entonces no se ha vuelto a saber de él.
2.            El 29 de junio de 1982, en Ocanté, municipio de San Mateo Ixtatán, departamento de Huehuetenango, miembros del Ejército capturaron a Baltazar Tomás Pedro, quien era líder comunitario, catequista y promotor de salud, y lo torturaron. Al día siguiente en presencia de toda la comunidad, lo ejecutaron con arma de fuego.
3.            El 29 de junio de 1982, en el caserío Secacar, municipio de El Estor, departamento de Izabal, presuntos miembros del Ejército capturaron a Mariano Caal Cuz. No se volvió a saber de él.

29 de junio, 1983:
El 29 de junio de 1983, en la ciudad Tecún Umán, cabecera municipal de Ayutla, departamento de San Marcos, miembros de la G-2 capturaron a Victoriano Ruíz González, quien era dirigente de la Liga Campesina, conduciéndole al destacamento de Santa Ana Berlín, municipio de Coatepeque, departamento de Quetzaltenango, donde fue torturado junto con otro dirigente de la Liga Campesina, identificado como Cristóbal Aldana Martínez. Días después un grupo de hombres armados vestidos de civil capturaron a un niño de doce años y una niña de diez años, hijos de otro dirigente de la Liga Campesina. Se los llevaron al mismo destacamento para interrogarles, allí estuvieron detenidos y privados de comida durante seis días. Finalmente los dejaron abandonados en una carretera del municipio de Ocós, departamento de San Marcos. De Victoriano Ruíz González no se volvió a saber más; Cristóbal Aldana Martínez fue liberado.

29 de junio, 1995:
El 29 de junio de 1995, en el cantón Pachichaj, municipio de Santiago Atitlán, departamento de Sololá, Antonio Ixbalán Alvarado resultó muerto cuando explotó una mina, que estaba colocada cerca del destacamento de Panaj.

Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.

jueves, 28 de junio de 2012

El 28 de junio en nuestra memoria


28 de junio, 1980:
El 28 de junio de 1980, en el municipio de San José Pinula, departamento de Guatemala, un grupo de hombres armados ejecutaron a Miguel Angel Cifuentes Méndez, quien era alcalde y líder comunitario.

28 de junio, 1981:
1.            El 28 de junio de 1981, en la finca Quiquil, municipio de Barillas, departamento de Huehuetenango, miembros del Ejército ejecutaron quemándolas a 32 personas identificadas. Víctimas identificadas: Simon Baltazar, Simon Baltazar (niño), Pedro de Pedro (niño), Pascual Diego, Pascual Diego, Baltazar Esteban (niño), Eulalia Esteban, Maria Esteban (niña), Pedro Esteban Baltazar (niño), Maria Maria (niña), Angelina Mateo, Juana Matias, Baltazar Nicolas, Concepciona Nicolas, Esteban Nicolas (niño), Magdalena Nicolas, Maria Nicolas, Pedro Nicolas, Pedro Nicolas (niño), Pedro Nicolas, Pedro Nicolas, Francisco Pascual, Ana Pedro, Baltazar Pedro, Baltazar Pedro, Esteban Pedro (niño), Esteban Pedro, Eulalia Pedro, Magdalena Pedro, Maria Pedro (niña), Nicolas Pedro Segundo. Víctimas sin identificar: 35.
2.            El 28 de junio de 1981, día de mercado en Chiché, departamento de Quiché, desapareció Sebastián Sucuquí Pérez, quien dos semanas antes había acompañado a miembros del Ejército de Guatemala a quemar las casas del caserío Los Tzoc, municipio de Chiché. El día en que Sebastián fue con los soldados al caserío Los Tzoc, algunos soldados se quedaron en su casa y violaron a su esposa. Las víctimas eran originarias del caserío Los Cerritos Segundo Centro, municipio de Chiché.

28 de junio, 1982:
1.            El 28 de junio de 1982, cerca de Rubelsanto, municipio de Chisec, departamento de Alta Verapaz, desconocidos ejecutaron a Asunción Ramos Gabriel. Se desconocen los motivos de la ejecución.
2.            El 28 de junio de 1982, en la aldea Llano Coyote, municipio de Aguacatán, departamento de Huehuetenango, miembros del Ejército ejecutaron y después quemaron a siete integrantes de una familia, entre ellos a cinco niños. Asímismo, capturaron a ocho personas más, entre ellas a Gaspar Ailón Cruz, Pascual Agustín Velázquez, Jorge Ortiz Ailón, Francisco Velázquez Ailón y a Isidro Velázquez Ailón, quienes fueron introducidas en un helicóptero y llevadas con rumbo desconocido. Nunca aparecieron. Durante este hecho, los soldados también quemaron 16 casas con todo y su contenido. Víctimas identificadas:, Gaspar Ailon Cruz, Pascual Augustin Velazquez, Jorge Ortiz Ailon (niño), Francisco Velazquez Ailon, Isidro Velazquez Ailon. Víctimas sin identificar: 10.
3.            El 28 de junio de 1982, en la aldea Ballí, municipio de Barillas, departamento de Huehuetenango, miembros del Ejército ejecutaron a Quirino Castañeda, Elena Jorge Mateo, quien era anciana y la quemaron en su casa, y a once personas más, entre mujeres, hombres y niños. Los soldados hirieron de gravedad al niño Daniel Lorenzo Pedro, quien logró sobrevivir. Víctimas identificadas: Abra Castañeda, Estonislava Castañeda, Quirino Castañeda, Catarina Gregorio (niña), Magdalena Gregorio Castañeda (niña), Elena Jorge Mateo, Francisco Lorenzo Pedro (niño), Juan Lorenzo Pedro (niño), Juana Lorenzo Pedro (niña), Maria Lorenzo Pedro (niña), Maria Francisco Pedro Pascual, Daniel Lorenzo Pedro (niño). Víctimas sin identificar: 7.
4.            El 28 de junio de 1982, en la aldea Patalcal, municipio de San Mateo Ixtatán, departamento de Huehuetenango, miembros del Ejército llegaron a la aldea acompañados de un hombre con el rostro cubierto, quien fue señalando las casas de las personas que supuestamente colaboraban con la guerrilla. Posteriormente, los soldados capturaron, amarraron y encerraron en la auxiliatura a las personas que vivían en ellas, entre los que se encontraba Tomás Baltasar. Dos días después, efectivos militares se llevaron a Tomás en un helicóptero, dejando en libertad al resto. Desde entonces, nadie volvió a saber más del paradero de la víctima.
5.            El 28 de junio de 1982, en el caserío Saclecán de la aldea El Quetzal, municipio de Barillas, departamento de Huehuetenango, miembros del EGP capturaron a Francisco Nicolás, le robaron la cédula y las escrituras de un terreno de su propiedad y finalmente lo ejecutaron, degollándole.
6.            El 28 de junio de 1982, en el camino entre la aldea La Cumbre y la cabecera municipal de Ixtahuacán, departamento de Huehuetenango, hombres armados ejecutaron a Juan Morales López, quien regresaba a su aldea después de estar en la cabecera departamental de Huehuetenango haciendo mandados.
7.            El 28 de junio de 1982, en el caserío El Triunfo, Pujujil II, municipio de Sololá, departamento de Sololá, miembros del Ejército de Guatemala capturaron a nueve personas, entre quienes se encontraba Alejandra Xoch Yaxon, de cuatro años de edad. Posteriormente los soldados ejecutaron, macheteándolas, a todas las víctimas. Finalmente efectivos militares golpearon a un maestro del lugar, a quien acusaron de ser guerrillero. Víctimas identificadas: Lucio Ibate Chopen, Alberto Tzorin Pecher, Alejandra Xoch Yaxon (niña), Francisco Xoch Cumatz, Francisco Xoch Cuc, Lorenzo Xoch Cuc, Manuel Xoch Cumatz, Santiago Xoch Shotoy, Jesus Cuc Saminez.
8.            El 28 de junio de 1982, en el caserío Pajujilito, aldea de Patzutzú, municipio de Concepción, departamento de Sololá, miembros del Ejército de Guatemala capturaron y ejecutaron a once personas en el caserío Pachuchabaj, del mismo municipio. Los cadáveres de las víctimas, a quienes habían macheteado, fueron localizados en una letrina en la aldea Pajujil, municipio de Sololá. Ese mismo día los soldados torturaron y ejecutaron a siete personas más en las montañas cercanas al caserío Pujujilito, municipio de Sololá. Entre las víctimas había niños, mujeres y miembros de las PAC. Víctimas identificadas: Marcelino Ajcalon Par, Jose Chopen, Mateo Cuc Lopic, Francisco Par Chopen, Ternerata Par, Valentina Par, Santiago Quieju Tun, Lucas Juracan Xoch (niño), Pedro Juracan Leja, Ventura Juracan Xoch, Ambrocio Lopic Cuc (niño), Bartolo Lopic Cuc (niño), Esquipulas Lopic, Juan Lopic Juracan (niño), Mateo Lopic Cuc, Miguel Lopic Tun, Nicolas Lopic, Santiago Lopic Cuc (niño). Víctimas sin identificar: 4.

28 de junio, 1983:
1.            El 28 de junio de 1983, comisionados militares de San Antonio Huista, Huehuetenango, citaron a la Zona Militar de Huehuetenango al ex soldado Luis Mariano Cardona Hernández, quien se presentó y nunca más apareció. La víctima, quien era originaria de San Antonio Huista, fue acusada de guerrillero por los comisionados militares mencionados.
2.            El 28 de junio de 1983, en la feria de la cabecera municipal de El Estor, departamento de Izabal, miembros de la Policía Judicial persiguieron a David Guillermo Cu, quien anunciaba que iba a vengar la muerte de su padre José Luis Guillermo Pérez. Ese día, David Guillermo Cú y José Quinich fueron capturados y golpeados en las afueras del pueblo por miembros de la Policía Judicial. Las víctimas hicieron la denuncia en la policía local y a consecuencia de la denuncia fueron detenidas. Al día siguiente, fueron trasladadas al destacamento de El Estor. Las familias de las víctimas los buscaron en el destacamento, donde les negaron su presencia. La familia explicó que habían recibido la información en la Policía Judicial. Finalmente, no se volvió a saber de las víctimas. Posteriormente todo el personal del cuerpo de la policía local fue trasladado.
3.            El 28 de junio de 1983, en la finca Merceditas, municipio de San Rafael Pie de la Cuesta, departamento de San Marcos, Vicente Juárez Tomás resultó muerto por el estallido de una bomba, cuando la víctima se encontraba limpiando el cafetal. Se desconoce quiénes fueron los responsables de la colocación del artefacto.

28 de junio, 1986:
El 28 de junio de 1986, en la finca El Naranjo, microparcelamiento Pampojilá, municipio de San Lucas Tolimán, departamento de Sololá, Tomás Mis Chacoj, de trece años de edad y quien era colaborador de la guerrilla, salió hacia su trabajo en el campo y nunca regresó a su casa. Desde entonces nadie volvió a saber más del paradero del niño.

28 de junio, 1990:
El 28 de junio de 1990, en el caserío Chuitzalic, municipio de San Pedro Jocopilas, departamento de Quiché, hombres armados ejecutaron a Celestino Julaj Vicente, miembro del CERJ, quien anteriormente había recibido amenazas del jefe de la PAC de Chuitzalic por haber dejado de patrullar.

Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.

miércoles, 27 de junio de 2012

El 27 de junio en nuestra memoria


27 de junio, 1981:
1.            El 27 de junio de 1981, en la aldea La Estancia de La Cruz, municipio de Zunil, departamento de Quetzaltenango, presuntos miembros del Ejército de Guatemala capturaron a Francisco Chay Chojolan, quien era segundo alcalde auxiliar, y a Francisco Sop Ixcot, quien era alguacil. Desde ese hecho nadie volvió a saber más de las víctimas.
2.            El 27 de junio de 1981, en el caserío Macalajau, municipio de Uspantán, departamento de Quiché, miembros del Ejército de Guatemala capturaron a Clemente Patzán Pacheco y lo condujeron al destacamento de San Miguel Uspantán. No se supo más de él.
3.            El 27 de junio de 1981, en el caserío de Chuisuc, aldea de Coxom, municipio y departamento de Totonicapán, un grupo de hombres armados capturó a Santos Jesús Sunum Toc. El 31 de junio, el cuerpo de la víctima fue encontrado con evidentes señales de tortura en el Rio Samalá a su paso por el barrio La Felicidad, municipio de San Cristóbal Totonicapán.

27 de junio, 1982:
1.            27 de junio de 1982: Estudiados los antecedentes del caso, la CEH llegó a la convicción de que diez habitantes indefensos del caserío Babeltzap, fueron ejecutados arbitrariamente por efectivos del Ejército de Guatemala y por miembros de las patrullas de autodefensa civil que actuaron bajo su dirección. El hecho constituye una grave violación del derecho a la vida. http://raulfigueroasarti.blogspot.com/2012/06/masacre-de-pobladores-maya-de-babeltzap_27.html
2.            El 27 de junio de 1982, en el caserío Chimixayá, aldea Hacienda María, municipio de San José Poaquil, departamento de Chimaltenango, miembros del Ejército de Guatemala capturaron a Alberto Sanic Tubac. No se volvió a saber el paradero de la víctima.
3.            El 27 de junio de 1982, en el caserío Las Guacamayas, municipio de Uspantán, departamento de Quiché, murió Feliciano Vicente Chic a causa del desplazamiento forzado provocado por los constantes hostigamientos de miembros del Ejército de Guatemala asignados al destacamento de Uspantán.

27 de junio, 1991:
El 27 de junio de 1991 en las CPR cerca de la cooperativa de Ixcán Grande, municipio de Ixcán, departamento de Quiché, una persona falleció al estallarle una mina colocada por miembros del Ejército de Guatemala, pertenecientes al destacamento de Buenos Aires.

Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.

Masacre de pobladores maya de Babeltzap en San Carlos Las Brisas


Caso ilustrativo No. 83
Masacre de pobladores maya de Babeltzap en San Carlos Las Brisas
“Pensábamos morir por tanto dolor en nuestro corazón. Todavía cuando hablo de estos acontecimientos siento mucha tristeza y me da ganas de llorar”.

I. ANTECEDENTES
Babeltzap es un caserío habitado por indígenas maya q’anjob’al, ubicado a treinta minutos al este de la cabecera municipal de Barillas, departamento de Huehuetenango.
A mediados de 1981 el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) desarrollaba una campaña de concienciación política en el caserío. Como parte de ésta, la guerrilla efectuó varias reuniones y muchos pobladores se integraron en las organizaciones del EGP. En el curso de una de las reuniones tres personas fueron nombradas “representantes” del caserío. Al parecer, otros se desempeñaron como combatientes en las filas del EGP. El resto de la población pasó a desempeñar diferentes tareas logísticas, tales como cocinar y entregar alimentos al campamento guerrillero, que quedaba a unas cinco horas a pie desde Babeltzap.
Mientras desarrollaba su la labor política el EGP realizó sabotajes alrededor de la cabecera municipal de Barillas.
El 15 de junio de 1982 un pelotón del destacamento del Ejército se presentó en la aldea La Palestina, vecina a Babeltzap, para organizar en varias comunidades del municipio Patrullas de Autodefensa Civil (PAC). A partir de ese momento, todos los hombres de las aldeas concernidas debieron patrullar, custodiando la aldea y participando en rastreos. Algunas patrullas, consideradas por el Ejército como confiables, recibieron del destacamento de Barillas fusiles de asalto Máuser y M1.
Sobre la tercera semana de junio dos guerrilleros visitaron a los tres representantes del EGP en la comunidad y les preguntaron dónde podían conseguir armas y dinero. Uno de los representantes de Babeltzap condujo a los guerrilleros al cantón San Felipe, donde entraron, a la fuerza, en tres casas. Robaron las armas y el dinero que encontraron y golpearon a los dueños. Al día siguiente, las víctimas de los guerrilleros se presentaron en el destacamento de Barillas y denunciaron lo sucedido. Aseguraron que los vecinos de Babeltzap eran guerrilleros. Entregaron una lista con diez nombres de personas de esta comunidad que supuestamente pertenecían a la insurgencia. De ellos, sólo uno era combatiente.

II. LOS HECHOS
El 27 de junio de 1982, a las tres de la mañana, las PAC de El Recreo, La Palestina, San Carlos Las Brisas y Brisas Grande recibieron orden del destacamento de Barillas: salir, de inmediato, en rastreo planteado para el apresamiento de guerrilleros. La mayoría de los patrulleros de las diferentes aldeas se dirigieron primero al cantón San Felipe y posteriormente a San Carlos Las Brisas. Entre tanto, el comisionado militar de San Carlos Las Brisas acompañó a una patrulla militar que se dirigió a Babeltzap, para detener a los guerrilleros que constaban en la lista.
A las seis de la mañana, miembros del Ejército informaron a los patrulleros que se había capturado a diez guerrilleros procedentes de Babeltzap, trasladados a continuación al destacamento militar de Barillas. Ordenaron, además, que los jefes de patrullas se presentaran en dicho destacamento.
En las instalaciones militares los detenidos fueron torturados e interrogados. Un testigo de los hechos manifiesta: “Yo ví que estaban sangrando y que los habían golpeado fuerte. Afuera siguieron golpeando a los diez señores y les hicieron muchas preguntas. Después los pusieron en el calabozo”.
A eso de las once y media de la mañana uno de los detenidos logró escapar del destacamento y a poca distancia saltó desde un puente hacia el río, corrió a través del cauce hasta llegar a otro puente y subió otra vez a la calle. Los soldados le perseguían gritando: “Allí va un guerrillero, agárrenlo”. Al escuchar los gritos, muchos vecinos de Barillas empezaron a perseguir al fugitivo y a tirarle piedras. Consiguieron rodearlo, lo atraparon y golpearon, causándole graves heridas. Luego intervinieron los soldados y lo llevaron de nuevo al destacamento. La víctima exclamó: “Entrego mi vida en sus manos. Soy inocente”.
Al mediodía, los soldados sacaron a los diez presos del calabozo y los pusieron delante de los patrulleros, los comisionados militares y otros soldados. El teniente a cargo del mandó manifestó: “Por la culpa de ellos ustedes tienen que patrullar y sufrir” y preguntó: “¿Ahora qué quieren ustedes que hagamos con estos pisados?”  El teniente decidió que los patrulleros y los comisionados militares condujeran a los diez presuntos guerrilleros a San Carlos Las Brisas, mientras que él se adelantaba en un vehículo. Antes de partir, el teniente ordenó: “Llévense los pisados, pero hay que golpearlos fuerte en el camino”. Más de 100 patrulleros y comisionados militares cumplieron su orden. Trasladaron a los detenidos, a los que golpearon y patearon a lo largo del camino.
Alrededor de las tres de la tarde llegaron a San Carlos Las Brisas. Allí se encontraban también miembros de la comunidad de Babeltzap. Estos habían recibido la orden de presentarse para celebrar una reunión, debiendo portar sus machetes, palas, azadones y cédulas.
El teniente ordenó a su gente que rodearan a los vecinos de Babeltzap, quienes tenían que mostrar sus cédulas al teniente, mientras los soldados les pegaban. A los que no tenían cédulas o las mostraban en mal estado, les acusaban de guerrilleros y les golpeaban más duro. Luego, les obligaron a salir de San Carlos Las Brisas. Una de las personas de la comunidad de Babeltzap cuenta:
“Tardamos un buen rato en San Carlos y por fin nos obligaron de salir. Queríamos quedar para ver qué iba a suceder porque tenían presos a diez hombres de nuestra comunidad. Uno era mi hermano. Pero a los que no salieron rápido, les propinaron patadas y incluso amenazaron de dispararlos. Por eso corrimos y por miedo nos escondimos en el monte”.
Después de la salida de las personas, el teniente obligó a los diez presuntos guerrilleros a formarse en una fila y dispuso la ejecución. Un testigo directo recuerda al teniente diciendo: “Ahora necesitamos 30 personas, quienes estarán encargados de disparar a los pisados: 20 soldados, diez civiles, más yo”. El teniente escogió a las 30 personas, que se alinearon y, una por una, fusilaron a las víctimas. El mismo declarante detalla:
“En cada caso el teniente contaba, ‘uno, dos, tres’ y luego todos tenían que disparar contra quien le tocaba el turno en la fila. Uno de ellos, al esperar su turno, hincó la rodilla y mientras que estaba llorando empezó a rezar diciendo: ‘saber por qué yo tengo que morir ahora. Soy inocente’ Entonces se enojó mucho el teniente. Dijo: ‘¿Por qué este pisado me está maldiciendo con su oración? Ahora acabamos con el pisado’ y dio orden que le pusieran una arma en la boca y que le dispararan”.
Después que hubieran ejecutado a todos los prisioneros, el teniente dijo: “Ahora estamos cansados. Por culpa de ellos ustedes tienen que patrullar para poder matar tantos pisados, y estos pisados no quieren morir”. Tres de los fusilados parecían estar con vida aún, por lo que unos soldados recibieron la orden de darles el tiro de gracia. Sobre las cuatro y media de la tarde, los diez detenidos estaban ya muertos.
No conforme con la muerte de las víctimas, el teniente ordenó a los soldados, patrulleros y comisionados que mutilaran los cadáveres: “Para terminar, ahora vamos a hacer los pisados picadillo. Ustedes tienen que hacerlo, porque yo ya estoy cansado de matar tantos pisados”. Entonces, sus subordinados machetearon los cuerpos, dejándolos en pedazos. La orden quedó cumplida.
Más tarde el militar a cargo reunió a su gente y les preguntó: “¿Y qué sintieron ustedes? … Ahora experimentaron un valor para el futuro para matar pisados. Es un alcance. Ya saben ustedes que también pueden ser como soldados”.
Mientras los perros comenzaban a devorar los restos de los ejecutados, los militares cavaron un hoyo detrás de la escuela de San Carlos Las Brisas. Ahí enterraron a los difuntos. Uno de los presentes cuenta: “Para juntar los pedazos de los cadáveres prestamos palas, azadones y machetes y los tiramos en el hoyo. Tiramos sus cédulas encima, después tierra para cubrir el hoyo”. Eran las seis de la tarde. El teniente ordenó a los patrulleros que se quedaran para vigilar la fosa y los amenazó de muerte si se retiraban.

III. DESPUÉS DE LOS HECHOS
Tras esta masacre, la mayoría de la población de Babeltzap huyó y se escondió en la montaña.
El 2 de julio, a cinco días de los hechos, un pelotón de soldados del destacamento de Barillas arrasó el caserío de Babeltzap. Quemaron las casas, las siembras, los animales y todas las pertenencias de la gente. Sólo encontraron a un miembro de la comunidad, a quien detuvieron e hicieron desaparecer. Según supieron más tarde algunos vecinos, lo habrían fusilado en el destacamento militar.
La comunidad de Babeltzap sobrevivió al dolor y a las condiciones de vida del desplazamiento. Uno de sus vecinos cuenta: “Estos tiempos sufrimos mucho de hambre, sed, frío y enfermedades. Pensábamos morir por tanto dolor en nuestro corazón. Todavía cuando hablo de estos acontecimientos siento mucha tristeza y me da ganas de llorar”.
Entre junio y julio de 1982 el Ejército arrasó varias comunidades que se ubican alrededor de la cabecera municipal de Barillas, departamento de Huehuetenango: San Mateo, San Miguel, Ballí, Quiquil, Puente Alto, Cananá.
El 19 de diciembre de 1997 la Comisión solicitó al ministro de la Defensa Nacional información relativa a la masacre de diez patrulleros de Babeltzap, ocurrida en San Carlos Las Brisas. En la respuesta dada por dicho ministro, el día 5 de enero de 1998, “…niega rotundamente su responsabilidad, por no ser política operacional institucional…” Sin embargo, agrega: “…que no obran en los archivos de la Institución Armada registros relacionados con los hechos mencionados…

IV. CONCLUSIONES
Estudiados los antecedentes del caso, la CEH llegó a la convicción de que diez habitantes indefensos del caserío Babeltzap, fueron ejecutados arbitrariamente por efectivos del Ejército de Guatemala y por miembros de las patrullas de autodefensa civil que actuaron bajo su dirección. El hecho constituye una grave violación del derecho a la vida.
También, la CEH llegó a la convicción de que numerosos pobladores de Babeltzap, congregados por orden del Ejército en San Carlos Las Brisas, fueron sometidos a tratos crueles, inhumanos o degradantes, en violación de su derecho a la integridad personal.
La CEH está convencida, asimismo, de que el 2 de julio de 1982 los soldados atacaron indiscriminadamente bienes civiles de la comunidad de Babeltzap, arrasando la aldea, obligando a los pobladores a desplazarse hacia la montaña y generando condiciones de vida que pudieron acarrear su muerte. Como consecuencia de los sucesos de este día, miembros del Ejército detuvieron e hicieron desaparecer a un miembro de la comunidad.
La CEH considera que la ejecución de las diez personas y su posterior mutilación constituyen actos que ilustran el menosprecio por la dignidad humana que inspiró el castigo ejemplar de quienes eran considerados guerrilleros.
Al analizar el conjunto de la operaciones militares, la CEH llegó a la conclusión de que, en la masacre contra los pobladores de Babeltzap, los efectivos del Ejército tuvieron la intención de eliminar a la comunidad mediante los hechos mismos que constituyeron la masacre del 27 de junio, la quema de las casas, las siembras, animales y otras pertenencias, y por la constante persecución de los desplazados. Todos estos hechos, evidencian la intención del Ejército de destruir total o parcialmente a dicha comunidad, lo que otorga al conjunto de estos actos un carácter genocida.

LISTADO DE LAS VÍCTIMAS

Ejecución arbitraria, torturas, privación de libertad
Diego Domingo Felipe
Francisco de Francisco
Mateo Delgado
Mateo Delgado Sebastián
Mateo Sebastián
Pedro Francisco
Pedro Juan
Pedro Sebastián Diego
Sebastián Diego
Simón Pablo Pedro

Víctimas colectivas/desconocidas: 2

Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.

martes, 26 de junio de 2012

El 26 de junio en nuestra memoria


26 de junio, 1981:
El 26 de junio de 1981, en la aldea Paleguá, municipio de Nentón, departamento de Huehuetenango, miembros del Ejército capturaron a nueve personas de esa comunidad y a otra de Bulej, municipio San Mateo Ixtatán, los acusaron de apoyar a la guerrilla y los torturaron durante tres días. Finalmente, los soldados liberaron a las víctimas. Víctimas identificadas: Andres Alonzo Felipe, Pascual Alonzo Antonio, Juan Francisco, Gaspar Gomez Garcia, Juan Gomez, Pascual Juan, Bartolo Lucas Felipe, Gaspar Lucas Felipe (niño), Gaspar Mendoza Diego, Pascual Miguel.

26 de junio, 1982:
El 26 de junio de 1982, en la aldea La Capellanía, municipio de Chiantla, departamento de Huehuetenango, miembros de las PAC capturaron a Pascual Pedro Juárez Pascual, a quien acusaron de pertenecer a la guerrilla. Desde entonces, nadie volvió a saber más del paradero de la víctima.

26 de junio, 1985:
El 26 de junio de 1985, a las afueras de Xalbal, municipio de Ixcán, departamento de Quiché, Cristóbal Vásquez Ramírez falleció cuando pisó una mina que había sido colocada por presuntos miembros de la guerrilla a dos kilómetros de la localidad.

26 de junio, 1987:
El 26 de junio de 1987, en la aldea Monrovia, municipio de San Juan Ostuncalco, departamento de Quetzaltenango, hombres fuertemente armados capturaron a Mirtala Leonor García Molina. Después de ese hecho, no se volvió a saber más de la víctima.

26 de junio, 1995:
El 26 de junio de 1995, en la aldea Tojchiquel, municipio de Santa Bárbara, departamento de Huehuetenango, Augusto Calmo Gómez fue sacado violentamente de su casa por un miembro de las PAC y un ex soldado, quienes lo golpearon y obligaron a abandonar su comunidad. La víctima era promotor de salud y secretario del Comité Proagua de su aldea. Actualmente vive fuera de su comunidad, amenazado y sin poder recuperar su tierra y su vivienda.

Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.

lunes, 25 de junio de 2012

El 25 de junio en nuestra memoria


25 de junio, 1956:
El 25 de junio de 1956 fue disuelta una marcha, encabezada por la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), en la ciudad capital, para denunciar la represión realizada con motivo de la festividad del Día del Maestro. Las fuerzas de seguridad atacaron la marcha frente al cine Lux, con el resultado de cinco estudiantes asesinados y 34 heridos. La prensa nacional reportó 137 personas detenidas y 34 estudiantes expatriados. Asimismo, la represión alcanzó a los medios periodísticos, pues varias publicaciones fueron clausuradas, entre las que se encontraban El Estudiante, Nuestro Diario, el semanario Lunes y los radioperiódicos Voz y Antena, La Voz de la Actualidad y Audio Prensa.

25 de junio, 1981:
1.            El 25 de junio de 1981, en el caserío de Nueva Libertad, municipio de Sayaxché, departamento de Petén, miembros del Ejército de Guatemala, sacaron de sus casas a cinco personas y robaron las pertenencias de sus familiares. Tres de los cadáveres aparecieron a tres kilómetros de la comunidad, sin ojos y con los dedos cortados. De las otras dos víctimas no se ha vuelto a saber. Unos días después, miembros del Ejército de Guatemala capturaron al hijo, de doce años de edad, de uno de los desaparecidos. Tampoco se ha vuelto a saber de él. Víctimas identificadas: Alejandro Galicia, Miguel Galicia Enriquez, Samuel Galicia Garcia (niño), Lisandro Valdez. Víctimas sin identificar: 2.
2.            El 25 de junio de 1981, en las montañas que rodean el caserío de Choacamán IV Centro, aldea El Cármen Chitatul, municipio de Santa Cruz del Quiché, departamento de Quiché, durante un rastreo en la zona, miembros del Ejército de Guatemala capturaron y ejecutaron a Enrique Efraín Laínes y a Juan Chich Castro. Las víctimas habían salido al paso de los soldados para evitar que toda la familia fuera capturada. Durante varios días, el resto de la familia permaneció oculta en la montaña, donde murieron de hambre los niños Herlindo, Esteban y Roberto, todos de apellido, Laines Castro.

25 de junio, 1982:
1.            El 25 de junio de 1982 en el camino de Cobán a Xuctul, municipio de Chisec, departamento de Alta Verapaz, un grupo de hombres armados capturaron a Miguel Lux de Leon. La vícitma era presidente de la Cooperativa Xuctul cuando fue capturado. La esposa fue a buscarlo a la zona militar y el coronel confirmo su captura y dijo que lo habían conducido a Chisec. La víctima fue vista en Xuctul acompañado de miembros del Ejército. Pudo avisar para que dijeran a su familia que no iba a regresar. Lo llevaban uniformado, nunca más apareció. Tres días después, Margarita Calel Ac, esposa de Miguel Lux de León fue víctima de robo por parte de un grupo de hombres armados y continúo el hostigamiento de los militares por lo que tuvo que migrar a otra parte.
2.            El 25 de junio de 1982, en el caserío Chupoj Segundo Centro, municipio de Chiché, departamento de Quiché, elementos del Ejército de Guatemala asignados al destacamento de Chiché y miembros de la PAC de Chupoj, ejecutaron con arma de fuego a Sebastián Mejía de 45 años de edad, miembro del CUC. Ese mismo día, ejecutaron con machete a los niños Esteban, Manuel y Tomás Mejía Tol.
3.            El 25 de junio de 1982, en el mercado de la cabecera municipal de Patzité, departamento de Quiché, miembros del Ejército de Guatemala capturaron al joven Pedro Us Mejía. Al día siguiente apareció su cuerpo con dos orificios de bala.
4.            El 25 de junio de 1982, en el caserío de Chupoj II, municipo de Chiché, departamento de Quiché, miembros del Ejército de Guatemala incursionaron en la comunidad, lo que provocó que la población se desplazara masiva y desordenadamente. A Sebastían Chián Salazar, de tres años de edad, se le vio la última vez huyendo junto con su mamá y su hermanito. El niño fue buscado por varios días en distintos lugares, pero nunca fue encontrado.
5.            El 25 de junio de 1982, en el cantón Chupol, municipio de Chichicastenango, departamento de Quiché, presuntos elementos del Ejército de Guatemala capturaron a Tomás Sucuquí Pérez cuando se dirigía hacia la ciudad capital de Guatemala a vender mercadería. No apareció.
6.            El 25 de junio de 1982, en la aldea Chaquijyá, cabecera municipal de Sololá, departamento de Sololá, un grupo de hombres armados, con el rostro cubierto, capturó a Pilar Bixcul Yaxon. Posteriormente los familiares de la víctima escucharon disparos. Desde entonces nadie volvió a saber más del paradero de la víctima.

25 de junio, 1983:
El 25 de junio de 1983, en el caserío de Canaquil, aldea Tzalbal, municipio de Nebaj, departamento de Quiché, miembros del Ejército de Guatemala lanzaron una granada la cual provoca heridas graves a Juan Solís Raymundo, quien producto de las heridas queda discapacitado.

25 de junio, 1984:
1.            El 25 de junio de 1984, en el cantón Sacpulub, municipio de Chichicastenango, departamento de Quiché, miembros de la PAC capturaron en su casa a Mateo Chumil Tecum, a quien condujeron a la cárcel del lugar, en donde estuvo durante dos semanas. Luego lo trasladaron hacia el destacamento de Chupol del mismo municipio. Nunca apareció. Ese mismo día, amenazaron a una mujer.
2.            El 25 de junio de 1984, en la comunidad de Cabá, municipio de Chajul, departamento de Quiché, Teresa Bernal Brito murió de hambre. Poco tiempo después, murió su hijo José Brito Bernal por el mismo motivo. Ambas víctimas eran miembros de las CPR de la Sierra.
3.            El 25 de junio de 1984, en San Lucas, municipio de Ixcán, departamento de Quiché, Pedro Diego y su esposa María Antonia salieron a trabajar su parcela y no se volvió a saber de ellos.

25 de junio, 1985:
El 25 de junio de 1985, en el cantón Xechivoy, municipio de Santiago Atitlán, departamento de Sololá, presuntos miembros de la G-2 ejecutaron a Salvador Sisay Petzey, quien había sido presidente de Acción Católica.

Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.

domingo, 24 de junio de 2012

El 24 de junio en nuestra memoria


24 de junio, 1979:
El 24 de junio de 1979, en ciudad Tecún Umán, municipio de Ayutla, departamento de San Marcos, David Tomás González, quien era sargento del Ejército de Guatemala fue ejecutado, cuando cumplía turno de vigilancia. Posteriormente los soldados impidieron a la familia de la víctima ver el cadáver.

24 de junio, 1981:
El 24 de junio de 1981, en el caserío Macalajau, municipio de Uspantán, departamento de Quiché, miembros del Ejército de Guatemala capturaron a Juan Patzán Pacheco, a su esposa Juana Reynoso y a su hija de dos años, Mariana Patzán Reynoso. A Juan le sacaron los ojos y la lengua y después lo ejecutaron. A Juana, después de violarla más de veinte soldados, la ejecutaron junto a su hija. En esa misma ocasión, efectivos militares capturaron y ejecutaron a Pedro Patzán Pacheco y al niño Francisco Patzán Tojin, de cinco años de edad.

24 de junio, 1982:
1.            El 24 de junio de 1982, en el cruce de Tierra Linda, municipio de Chisec, departamento de Alta Verapaz, presuntos miembros de la URNG detuvieron a Fermín Ramos Gabriel para pedirle la cédula de vecindad. La víctima no la tenía con él por lo que lo agarraron por la fuerza y se lo llevaron. Desde entonces no se ha vuelto a saber de la víctima.
2.            El 24 de junio de 1982, en la ciudad de Guatemala, miembros del Ejército, capturaron a un profesor universitario. La víctima fue trasladada a la Brigada Mariscal Zavala, en donde fue torturado. Posteriormente lo condujeron en un jeep militar, envuelto en frazadas, y lo ingresaron al Hospital del Segundo Cuerpo de la Policía Nacional como XX. Mientras estuvo en el hospital permaneció esposado. Finalmente fue liberado con la condición de que se fuera del país y no dijera nada de lo que le había pasado. Víctimas identificadas: Juan Jose Hurtado Vega.
3.            El 24 de junio de 1982, en la aldea Yulachequé, municipio de Barillas, departamento de Huehuetenango, miembros de la guerrilla entraron violentamente en la casa de Pablo Francisco, le robaron dinero, le capturaron y le torturaron. La víctima no sobrevivió a la tortura y murió.
4.            El 24 de junio de 1982, en un camino del municipio de Nebaj, Quiché, a la aldea Xenaxicul de Aguacatán, departamento de Huehuetenango, presuntos miembros de la guerrila ejecutaron a Juan Chivalán Ixcotoyac. La víctima tenía dos impactos de bala en el cuerpo.
5.            El 24 de junio de 1982, en el caserío Chupoj Uno, municipio de Chiché, departamento de Quiché, miembros del Ejército de Guatemala ejecutaron a Juan Lastor Pérez.
6.            El 24 de junio de 1982, en la finca Las Marías, municipio de Uspantán, departamento de Quiché, presuntos miembros del Ejército de Guatemala ejecutaron a Israel Chipel Alvarez y a Santos Chipel, quienes fueron enterrados por sus familiares.

24 de junio, 1983:
El 24 de junio de 1983, entre las aldeas Ojo de Agua y El Tabacal, municipio de Santa Ana Huista, departamento de Huehuetenango, miembros del EGP emboscaron a un grupo de patrulleros desarmados de diferentes aldeas del lugar, a quienes los soldados del destacamento de El Tablón, municipio de San Antonio Huista, obligaron a patrullar. En la emboscada murieron Francisco Aguilar Méndez, Elfego Armas Orantes y otra persona de nombre Martín. Asímismo, resultaron heridos Maximiliano Martínez, Asunción Solís, Eladio Cano y otras tres personas que respondían a los nombres de Medelio, Dixelio y Omar. Los militantes de esta misma organización también capturaron a Casiano Francisco Andrés Pérez y a Francisco Leonzo Armas, a quienes ejecutaron. Víctimas identificadas: Casiano Francisco Andres Perez, Francisco Leonzo Armas Hernandez, Francisco Aguilar Mendez, Elfego Armas Orantes, Eladio Cano, Maximiliano Martinez, Asuncion Solis. Víctimas sin identificar: 4.

24 de junio, 1984:
1.            El 24 de junio de 1984, en el caserío Colpetén, municipio de Dolores, departamento de Petén, miembros de la guerrilla ejecutaron a Bartolomé Pérez, quien era confidencial del Ejército de Guatemala.
2.            El 24 de junio de 1984, en el caserío Tuipox, aldea Los Duraznales, municipio de Concepción Chiquirichapa, departamento de Quetzaltenango, un grupo de hombres armados capturaron a Alfonso Sánchez Cabrera, quien era catequista y colaborador de la ORPA. La víctima fue trasladada a un cuartel militar en la cabecera municipal, donde permaneció tres días. Transcurrido este tiempo, fue ejecutado, junto con otras dos personas más. Su cadáver apareció en el cerro Tuicacaix del mismo municipio con signos evidentes de tortura y mutilación.
3.            El 24 de junio de 1984, en el cantón Sacpulub, municipio de Chichicastenango, departamento de Quiché, miembros de las PAC de Xepol capturaron a Juan Díaz Lastor, quien con su hijo vendía ciruelas en el mercado. Posteriormente, la víctima fue trasladada al destacamento de Chupol y nunca apareció.
4.            El 24 de junio de 1984, en el microparcelamiento Pampojilá, municipio de San Lucas Tolimán, departamento de Sololá, miembros del Ejército de Guatemala capturaron a Elías Ven Guox, quien era catequista. Desde entonces, nadie volvió a saber más del paradero de la víctima.

24 de junio, 1987:
El 24 de junio de 1987, en la aldea Xeatzán Bajo, municipio de Patzún, departamento de Chimaltenango, presuntos miembros del Ejército de Guatemala capturaron a Justo Xinico, quien era agricultor. Desde ese hecho, nadie volvió a saber más de la víctima.

24 de junio, 1991:
El 24 de junio de 1991, en el municipio de Concepción Chiquirichapa, departamento de Quetzaltenango, presuntos miembros del Ejército de Guatemala, acompañados por un delator, capturaron a Celso Baltazar López Sánchez. Tres días después, en el mismo lugar capturaron a Ana Cristina López Sánchez, hermana menor de Celso. Desde esos hechos no se volvió a saber más de las víctimas. En ese mismo año, miembros del Ejército de Guatemala destacados en la Zona Militar del lugar detuvieron, por espacio de tres días, a Cristóbal López Sánchez, quien era hermano de Celso y Ana.

Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.

sábado, 23 de junio de 2012

El 23 de junio en nuestra memoria


23 de junio, 1978:
El 23 de junio de 1978, en la aldea La Marimba, municipio de Camotán, departamento de Chiquimula, miembros del Ejército de Guatemala capturaron en su casa a Jesús López Hernández. No se volvió a saber de él.

23 de junio, 1981:
El 23 de junio de 1981, en las montañas del municipio de Nentón, departamento de Huehuetenango, murió de hambre Angelina Domingo Paiz, de un año y medio de edad, quien se encontraba huyendo del Ejército junto con su familia. Después de permanecer dos meses en la montaña llegaron a México, donde murió María Paiz, madre de la niña, quien el día de la huida de su aldea había tenido un hijo. Las víctimas eran originarias de la aldea El Aguacate, Nentón, Huehuetenango.

23 de junio, 1982:
1.            El 23 de junio de 1982, en la cabecera municipal de San Cristóbal Verapaz, departamento de Alta Verapaz, presuntos miembros de la guerrilla ejecutaron a Emilio Mus Lem, quien era comisionado militar. Posteriormente, los insurgentes lanzaron granadas en el interior de la vivienda de la víctima e hirieron a una hija de Emilio, quien perdió un pie y abortó, y a un hijo de la víctima.
2.            El 23 de junio de 1982, en la aldea Santa Rosa, municipio de Nentón, departamento de Huehuetenango, miembros del Ejército ejecutaron con arma de fuego a Baltazar Domingo y a Juan Miguel. Asímismo, quemaron las viviendas y las siembras.
3.            El 23 de junio de 1982, en el caserío Buena Vista de la Aldea La Barranca, municipio de Aguacatán, departamento de Huehuetenango, miembros de la URNG ejecutaron a los transportistas Virgilio Agustín y Mariano Ordóñez. Las víctimas fueron ahorcadas delante de los pasajeros. Maríano Ordóñez fue ejecutado por tratar mal a los vecinos que utilizaban el transporte.

23 de junio, 1987:
El 23 de junio de 1987, en la aldea Piedra de Fuego, municipio de Comitancillo, departamento de San Marcos, miembros del ejército de Guatemala capturaron a Jorge Mauricio López, quien era promotor de salud, y amenazaron de muerte a su esposa e hijos. No se volvió a saber del paradero de la víctima.

23 de junio, 1993:
Analizados los antecedentes del caso, la CEH ha llegado a la plena convicción de que patrulleros civiles de Saquillá II ejecutaron arbitrariamente a Tomás y Santos Francisco Pantzay Calel, y Fausto Pantzay Chom capturados el 23 de junio de 1993, violando su derecho a la vida, la libertad y la integridad personal. http://raulfigueroasarti.blogspot.com/2012/06/ejecucion-de-tres-jovenes-por-los.html 

23 de junio, 1994:
23 de junio de 1994. En Oslo, Noruega, se firmó el Acuerdo sobre el Establecimiento de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico (también conocido como el Acuerdo de Oslo).

Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.