Follow by Email

lunes, 3 de diciembre de 2012

El 3 de diciembre en nuestra memoria

3 de diciembre, 1982:
1.            El 3 de diciembre de 1982, en la cabecera municipal de San Pedro Necta, departamento de Huehuetenango, presuntos miembros del Ejército capturaron a los hermanos Tomás Ramírez Méndez y Julio Ramírez Méndez. Este último fue visto en el destacamento militar sufriendo fuertes torturas. Las víctimas, quienes fueron capturadas por separado, nunca aparecieron.
2.            El 3 de diciembre de 1982, en el caserío El Chal, municipio de Santa Ana, departamento de Petén, presuntos miembros del Ejército de Guatemala, capturaron a Victorino Ramos Suchité. Los mismos hechores, acompañados de comisionados militares, también capturaron a Erculano Mancilla Sacanan. Desde ese momento se desconoce el paradero de ambos. En la misma ocasión, violaron a una muchacha de trece años.

3 de diciembre, 1983:
El 3 de diciembre de 1983, en Benemérito de Las Américas, Estado de Chiapas, México, miembros del Ejército de Guatemala, pertenecientes al destacamento de Pipiles, capturaron a Manuel de Jesús Martínez Román en su casa y se lo llevaron en lancha, en dirección al destacamento de Pipiles. Tres días después, apareció el cadáver de la víctima, con señas de tortura, flotando en el río Usumacinta, con las manos todavía atadas. En la misma ocasión, ejecutaron a Trinidad Monroy Martínez, cuñado de Don Manuel.

3 de diciembre, 1984:
El 3 de diciembre de 1984, en el caserío Paquinac, aldea Santa Rosa Chujuyub, municipio de Santa Cruz del Quiché, departamento de Quiché, miembros de las PAC ejecutaron a los patrulleros civiles Laureano Sajquiriyá Tamup y Juan Tamup Alvarez. Ese mismo día, desapareció Damián López cuando cumplía su turno en la patrulla.

3 de diciembre, 1986:
El 3 de diciembre de 1986, en el cantón Panaj, municipio de Santiago Atitlán, departamento de Sololá, Diego Chiyal Quic, quien era colaborador de la ORPA, salió de su casa hacia el campamento de la guerrilla. Desde entonces, nadie volvió a saber más de su paradero. Cinco días después, Diego Chiyal Tinay, quien era papá de la anterior víctima, salió de su domicilio para buscar a su hijo. Nunca regresó y desde entonces nadie volvió a saber de él.    

Fuente: CEH, Guatemala memoria del silencio.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario